35_A1_2

Estás fuera. Estás fuera. Estás fuera de tu edificio. Lejos del ático. De Eustaquio.

Se lo escribes a Berta: Estoy fuera. No lo puede creer (!). Voy a verte. Vamos a . Berta chilla. Salta. Ríe. Te comparte ubicación. Te espero, delicia. 

El aire, las planicies, el exterior es tan diferente a como lo vives desde la terraza; abres la escafandra y te entra una brisa cálida, de olor desagradable, plasticón, diferente a la que estás acostumbrado allá arriba.

Es Fabuloso.