04_1

 

LON, la enzima de la longevidad ,o con mayor propiedad, la enzima compleja, que en relación simbiótica con ciertas bacterias, anulaba por anabolismo esa enfermedad llamada envejecimiento, se metió en los sueños y las reflexiones, en las comunicaciones diarias. ¿Qué hacer con una vida quintuplicada por delante? ¿Qué gran proyecto o deseo vital emprenderías? ¿En qué cambiarías si en vez de cincuenta o sesenta o setenta, te quedasen doscientos o trescientos o cuatrocientos años por vivir? La noción de lo que conocemos como vida, deseo, relaciones, nació probablemente de los límites de tiempo que disfrutamos; ¿qué ocurriría ahora con esos conceptos, ahora que el tiempo se había vuelto algo desconocido?

Pero el jarro de agua fría no tardó en llegar. El gobierno no tardó en prohibir la enzima por motivos de sobrepoblación, con la única salvedad de su uso en viajeros espaciales, para los cuales se había desarrollado; aquel 2069 quedó inaugurado el programa de colonización espacial que precisamente a finales de este 2079, una década después, ejecutaría su primer lanzamiento.

El lanzamiento de una pequeña nave de velocidad progresiva, que realizaría un viaje solo de ida en la búsqueda de un planeta habitable más allá de donde se ha llegado nunca. Su única tripulante sería una mujer andrógina que viajaría en soledad por razones de supervivencia; se sospechaba que una convivencia tan prolongada acabaría inevitablemente en brotes violentos (…)