«Consejero,

tú estarás por encima de este camarero, pero por encima tuyo estoy yo —zasca—». 

Qué altanero, no es de extrañar que sea uno de los Súper menos populares y despreciado, recordado por sus salidas de tono tanto como por su soberbia cefalópoda.