Declaraciones censuradas

Quiero denunciar públicamente los hechos acaecidos a mi persona, esta misma mañana, 27 de febrero, y la censura a la que se ven sometidas mis declaraciones.

Los hechos.

Encontrábame junto a otros youtubers en Menéndez Pelayo esquina O´Donell, cubriendo la fiesta súper que en ese edificio acontecía, cuando en un momento dado el súper Niño galleta ha bajado y salido del portal, visiblemente ebrio y con una botella de ron en la mano. He procedido a grabarle con el móvil, bebiendo, y he registrado cómo un alto funcionario del Ministerio del Interior, se le ha acercado e invitado a abandonar el lugar. La reacción de Niño Galleta, ha sido increparle a voz en grito con palabras similares a estas: «A todos esos que defendéis los del ministerio son unos delincuentes, ahí no hay nadie ni un poquito limpio, tú sabes que desde ayer están rulando por ahí los datos cripto que custodia La Liche…». En ese instante el funcionario le ha interrumpido con brusquedad, visiblemente nervioso, conque si tiene cualquier indicio, su obligación para con los ciudadanos es denunciar los hechos; palabras que han exhaltado al súper, que se ha puesto a gritarnos a todos los que estábamos allí con frases del pelo de «todos defraudáis, los ciudadanos sois egoístas, no hacéis nada por los demás, no votáis por el cambio climático, ni siquiera movéis un dedo por nada que no alimente vuestros bolsillos… Así que pienso seguir de fiesta y yo tampoco voy a mover un dedo por ningún dato cripto de mierda ni por ninguno de vosotros, malditos hijos de puta…».

Lo que a todos nos pareció verborrea de borracho, dejó de parecerlo cuando —incluso antes de cesar los gritos del súper— algunos de los youtubers que estaban a mi lado, nos arrebataban los móviles y después se identificaban como policía de la secreta y nos informaban del requisado y borrado de los mismos.

La censura.

Desde ese momento, no he parado de recibir amenazas si hablo de este respecto. Aún así he procedido a cumplir mi deber youtuber de comunicar lo que me encuentro y me han cerrado la cuenta. Se censuran mis palabras allí donde las digo, se cierran mis redes, se retira mi declaración. Este blog privado es lo último que me queda. ¿Dónde están el resto de youtubers y periodistas que presenciaron la escena, denunciando, apoyándome? Decid algo, cabrones.

Mi nombre prefiero no decirlo, a tenor de las coacciones y amenazas que se vierten sobre mi persona, pero juro que todo esto es real. Difunde esta alarma mientras puedas.

YO