Genealogía del dadaísmo

TIERRA, MAR Y AIRE

En una sociedad que se ha aniquilado
la aventura, la única aventura es aniquilar
la sociedad
.

                                                                                      Lema situacionista

Dadalogía del dadaísmo. la vida como arte y revolución

Advertencia a la comunidad lectora: Todo parecido con la realidad es más que la realidad, pues nace del acercamiento a un secreto que, revelado y olvidado, ahora recuperamos intercambiando los personajes e intercalando los mensajes, de boca en boca, para construir el relato genealógico del dadaísmo apoyándonos en los personajes históricos aleatoriamente escogidos que afilaron la leyenda de este sincretismo. Nada es lo que parece. Todo es tal y como fue. Este ensayo de ficción solo es apto para aquellos que buscan la verdad entre las piedras, para aquellos que saben que el viento ilumina las palabras que los hombres pensaron, pero no dijeron, para aquellos que han aprendido a utilizar la imaginación como el morse de la historia.

Al principio…

Hace más de veinticinco siglos, cuando Sene Góid, decimoquinta reencarnación de Zaratustra, inició sus prédicas por el desierto del Turquistán occidental, nadie imaginaba que sus enseñanzas serían el máximo antecedente de lo que más tarde vino a llamarse dadaísmo. A día de hoy, 2 de octubre de 2187, Sene Góid tiene 2669 años y vive retirado en la jungla birmana. Algunos monjes confiesan haberle visto volar para buscar comida, otros aseguraron haberle visto levitar en Shwedagon Pagoda, Rangún, allá por 2004. Si bien sus testimonios son escasos, nosotros hemos tenido acceso a un papiro escondido en las cimas del monte Gangotri, donde se cuenta el maravilloso viaje que Sene Góid y la secta del dadaísmo han recorrido durante milenios hasta acabar escindidos en el espíritu de un niño. Aquí revelamos algunas de sus aventuras. Todo parecido con la realidad supera la ficción.

Habilidades

Publicado el

2 de mayo de 2024