58_a

si eustaquio también muriese hoy

Sería Casual

¿De verdad? Si aquel quien le sigue es violento y busca algún tipo de venganza o simplemente LON, y le mata, ¿sería —solo— algo casual?

Si aquel que ha seguido a Eustaquio hasta la explanada sabe quién es y sabe que es portador de LON, puede que después de ver cómo se deja casi todo el champiñón sin terminar y ver cómo ojea ropa de colores, le alcance en un lugar discreto y se le abalance y le golpee, muerda, mastique y devore, con la rabia y la furia desesperada de quien —como Eustaquio— busca la inmortalidad.

Y entonces. Estas muertes, la suya y la de Cero, podrían parecer algo más que casuales. Sin duda.

Para ojos como los de Berta, tan acostumbrados a unir dos puntos sueltos y tan enseñados a simplificar realidades hasta su pixelado, podría parecerles cosa del destino.

Hay quien vería solo una casualidad porque —podría argumentar— lo casual es una suerte de sortilegio que parece capricho. Y la muerte de ambos en el mismo día seguiría siendo una casualidad disfrazada de destino a nuestros ojos, por esa incapacidad que tenemos de dejar dos puntos sueltos sin conectar.

Sería casual, como lo es agacharse justo cuando algo está a punto de rebanarte el cuello.

Pero a Berta esto le sonaría a extremo y ella no cree en ellos. Para Berta no sería simplemente una casualidad. Porque, sin duda, las elecciones que han ido tomando Cero y Eustaquio a lo largo de su vida y sobre todo en los últimos tiempos, les han conducido a un lugar concreto con posibilidades concretas; y esto influye en el tipo de casualidades a las que estás expuesto.

Berta le reclamaría algo así al Eustaquio muerto: «El egoísmo engendra violencia, Eustaquio, y tú lo has buscado con devoción». ¿Y al Cero muerto? Al cero muerto no le reclama, le compadece por su cobardía, y la cobardía no es recriminatoria para Berta, sino falta de tiempo, de trabajo y de reflexión con uno mismo.