07B

¿Tanto tanto pueden cambiarte?

Te sientas en el suelo recostando tu espalda contra la pared. Eustaquio dice que se va a duchar y te toca el pelo al pasar a tu lado; lo ha hecho de una forma que has sentido cariñosa, cómplice. ¿Tanto puede cambiarte el tiempo como para acabar siendo él? ¿Eres libre cuando tomas tus decisiones?

—Quita ya esa cara de muermo y come algo —te dice Eustaquio, que viene húmedo de la ducha; desnudo. ¿Cuánto tiempo llevas ahí sentado?

Eustaquio se toca los testículos sin mucho disimulo y cambia su expresión a algo que podría ser cansancio, quizá pesar, se sienta, te dirige una mirada vacía. ¿Se habrá arrepentido de haberse clonado? Percibes la fragancia blanca con la que se ha duchado.

—Cero, querido, vamos a estar juntos una eternidad. Ya verás como nos iremos acercando hasta ser coincidentes —. Se viste y se sienta a comer.

Niegas al tiempo tal capacidad. Crees o quieres creer que el filo de ciertas decisiones y también la fortuna, por supuesto, son las que han vuelto Eustaquio a Eustaquio.

Cero será Cero, no Eustaquio —te dices.